¿Como funciona?


  • OSEL es una moneda social complementaria sin representación física. Funciona online.
  • En las ferias y mercadillos hacemos billetes de Osel por comodidad, pero esos billetes cambian de forma de una feria para la otra para evitar falsificaciones, por lo que hay que devolver en la caja los oseles que sobren, y no son validos para intercambio fuera de estos eventos.
  • Cada persona nueva que se registra en el sistema entra con una cuenta asociada en oseles cuyo valor es cero.
  • Esa cuenta puede ser individual o colectiva. Las cuentas colectivas deben estar respaldadas por al menos tres miembros que tengan cuenta individual.
  • Contrariamente a la economía formal, un usuario puede tener un saldo negativo frecuentemente.
  • Los márgenes aprobados en asamblea para usuarios normales son de +400 oseles/ -400 oseles, y para cuentas colectivas de +1500 Oseles / -1500 Oseles.
  • El sistema suma cero. Si alguien está en + 75 oseles es porque hay alguien que está en -75 oseles o alguna combinación similar.
  • Si empiezas dando servicios o bienes, tu saldo será inicialmente positivo. Si los solicitas, empezarás en negativo.
  • Es importante desprendernos de los prejuicios del concepto de DEUDA de la economía formal.
  • Si no hay gente en negativo es imposible que haya gente en positivo. Es imposible el intercambio.
  • Si se llega a 400 oseles hay que empezar a consumir. No se puede acumular. La moneda debe servir para el intercambio, no para especular. Además hay un coeficiente de oxidación si se permanece con saldo positivo inmovilizado.
  • Se puede estar en negativo con normalidad hasta un límite de -400 oseles. Después hay que aportar cosas a la comunidad para equilibrar el balance.
  • Estar en negativo equivale a pedir un crédito a otra persona que tu estás dispuesto a avalar con lo que puedas aportar a la comunidad posteriormente. De este modo se descentraliza la potestad de conceder créditos ( ya no depende de unas pocas entidades ) y se posibilita que no haya escasez de dinero.
  • No tengas miedo a estar en negativo. El que está en positivo está preocupado por gastar sus oseles. Le caducan y no se las puede llevar a Suiza. Tarde o temprano te llamará.
  • Para personas con mucha actividad o empresas interesadas que generen mucho volumen de actividad es posible acordar en asamblea otros márgenes.
  • Así convertimos la economía en un juego que siempre suma cero. Nadie se enriquece más allá de los 400 oseles y todos nos cuidamos de que nadie sobrepase los 400 oseles de endeudamiento, aun sabiendo que para que haya actividad es indispensable que unos usuarios estén en negativo y otros en positivo.
  • Esto desemboca en un sistema no inflacionista. La actividad de los mercadillos con la compra de oseles desvirtúa temporalmente el balance cero del sistema, pero esos euros son eliminados del sistema a través de osel-créditos y otros mecanismos de autogestión. Al final del año el sistema siempre suma cero.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada